Odio la gente que no recicla. Es algo que me indigna de verdad.
Siempre que voy al piso de alguna amiga y veo su basura, me llevo la misma sorpresa.
Plástico, papel, vidrio, todo en el mismo saco.
- "Tía, ¿porque no reciclas? "
- "para que voy a molestarme, si total seguro que luego lo mezclan todo..."

Razonamiento más que lógico. Entonces la duda crece en mí, y me desmotiva.
¿De verdad existen personas con este tipo de razonamiento instaurado en el cerebro? Pues sí.
Otra excusa es la de: "huy es que tres cubos ocupan mucho... No tengo espacio"
Claro, para tener varios zapatos, botas, abrigos, cuadros, velas, muebles, hay espacio...
Para tener simplemente dos cubos, y un cajón donde guardar el papel, no hay espacio.

Otra de las grandes lógicas, es que esas mismas personas hablan en conversaciones de café sobre ayudar a los demás. "A mí me gustaría ir a un voluntariado a Chile para ayudar a los pobres niños"

Vaya, algunas personas no son capaces de cambiarse a sí mismas, ni cuidar el poco espacio que rodea a una persona, pero son capaces de irse a Chile a ayudar a los niños.
La curiosidad, es que esa persona jamás hará nada, ni por ella ni por los demás. Porque el cambio y el movimiento está en uno mismo.
La excusa de " es que yo nunca he reciclado, es costumbre "

Las costumbres, también pueden cambiarse.
Y si no has empezado algo, comienza ya.
Me da mucha vergüenza, pensar que hay gente que todavía no recicla. No se trata ya del cambio climático, se trata de ser habitante del planeta.






No hay comentarios:

Publicar un comentario